Meteosat



Sin duda, los satélites meteorológicos han sido y son una de las herramientas más prácticas que ha producido la tecnología espacial para la predicción del tiempo.

Para ello los satélites hacen dos cosas: una radiografía de las nubes, que nos dice cómo son las gotas de grandes, si se está formando granizo, nieve, a qué velocidad se están formando, etc., y luego nos proporcionan una fotografía de su evolución, hacia dónde se va moviendo y de qué manera (los frentes).

El primer satélite con fines meteorológicos fue el Tiros-1, que se lanzó en abril del año 1960. Gracias a él se obtuvieron los primeros datos de la atmósfera y se pudo observar la Tierra desde el espacio. En la tarea del satélite meteorológico tiene especial importancia una especie de cámara de alta resolución que lleva consigo, que es la encargada de fotografiar electrónicamente los sistemas nubosos. Esa información es enviada a la Tierra rápidamente.





El famoso Satélite Meteosat es actualmente un satélite artificial meteorológico construido y lanzado por la ESA (Agencia espacial europea), se encuentra en órbita geoestacionaria por encima del Océano Atlántico.
El origen de Meteosat son una serie de satélites geostacionarios controlados por EUMETSAT (European Organisation for the Exploitation of Meteorological Satellites). El primer satélite Meteosat fue lanzado en noviembre de 1977. Desde ese momento se han sucedido una serie de satélites operacionales, el ultimo de los cuales fue lanzado en septiembre de 1997.
Este satélite actual, se denomina Meteosat 7 y es el que en la actualidad envía dichas imágenes de la atmósfera europea, en las cuales se basan la mayoría de las predicciones del tiempo en Europa.

Captación de imágenes del Meteosat:

El sistema Meteosat capta imágenes cada media hora para el seguimiento de los fenómenos meteorológicos como la distribución y variación de la nubosidad. Es posible disponer de tres imágenes cada media hora denominadas Visible (VIS), Infrarroja Térmica (IR) e Infrarroja de Vapor de Agua (VA) correspondiendo a los tres tipos de sensores que lleva a bordo el satélite. Cada uno de estos sensores recoge radiación electromagnética en un rango de longitudes de onda diferente lo cual permite interpretar las imágenes en función de distintas características de los objetos observados.








Desde el año 1977 el sistema de observación meteorológica que se utiliza en Europa es el satélite Meteosat . Se encuentra enclavado sobre el Golfo de Guinea, donde se cruza el ecuador terrestre con el meridiano de Greenwich. Gira a la misma velocidad que lo hace la Tierra y dispone de un dispositivo que le obliga a girar sobre sí mismo a 100 revoluciones por minuto.De esta forma, el ojo electrónico del satélite explora en forma de barrido de este a oeste y línea a línea, la imagen estática de la Tierra. Para completar una imagen necesita veinticinco minutos. La figura capturada digitalmente es enviada por el Meteosat al European Space Opeerations Center, en Alemania, para ser procesada. A la imagen se le corrigen algunas deformaciones, se le añaden los cruces de los meridianos y paralelos y los contornos de los continentes. Una vez arreglada, se vuelve a enviar al satélite y éste la devuelve a la Tierra lista.




 

2 comentarios:

Kerchak dijo...

Los socios internacionales se están preparando para lanzar el próximo miembro de la familia de satélites que proporcionan datos a los meteorólogos europeos. MSG-3 debe ser puesto en órbita este verano.

Yan Carlo Rivera Ponce dijo...

Es el negocio del futuro. Yan Rivera